Búsqueda de blogs

Perlas sintéticas: conócelas

Publicado en2 semanas hace
Favorito0

Las perlas nunca pasan de moda. Durante unos años han estado relegadas al cajón de la abuela, pero su elegancia y su capacidad de pegar con todo las han hecho resurgir con mucha fuerza.

Las perlas que tenemos en elíbisú son totalmente sintéticas. Pero dentro de la perla sintética también hay calidades. Las más sencillas y baratas son una bola de plástico barnizada de lo que se llaman pigmentos perlescentes, que son esas que se ve su artificialidad desde la luna.

Pero si buscamos una apariencia más realista y natural, el proceso se vuelve más complejo.

Por si no sabéis cómo se forman las perlas naturales, las de verdad, las que cuestan su buen dinerito, la ostra se pega su buen trabajo. Cuando algo que a la ostra le molesta se aloja en su interior, ésta lo va recubriendo capa a capa con su nácar para evitarse esa molestia. Y así, al pasar el tiempo, la ostra crea una perla natural. Si una persona interviene en el proceso introduciendo en la ostra  ese objeto extraño, entonces tendremos una perla cultivada.

Pues bien, una perla sintética de calidad sigue el mismo procedimiento de la perla pero muy lejos del mar. El proceso consiste en cubrir capa a capa un trozo de vidrio, cerámica o plástico con pigmentos perlescentes. De esta forma conseguimos algo muy similar a una perla natural, pero que es totalmente sintético. Y además podemos decidir el tamaño, forma y peso. También tiene sus ventajas.

Las joyitas que tenemos en elíbisú donde las perlas son las protagonistas van desde el sencillo COLLAR CLAIRE, que además tiene una cadena de plata, a los PENDIENTES DAISY, llenos de glamour.

Combínalas con oro y triunfarás, como la colección ANNA ORO, juvenil y desenfadada, o la colección COCO, cómoda e intemporal.

Sean como sean, déjate llevar por esa magia luminiscente que solo las perlas tienen, ya sean naturales o sintéticas.

¡Hola!

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse